Autor Tema: —La novela de IN—  (Leído 3552 veces)

Snade Desconectado
« Respuesta #20 en: Noviembre 14, 2014, 06:23 pm »

  • Cantando me he de morir, cantando me han de enterrar. Desde el vientre de mi madre vine a este mundo a cantar.
  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 16828
  • Karma: 35
  • Sexo: Femenino
  • Someday
    • Awards
Re:—La novela de IN—
« Respuesta #20 en: Noviembre 14, 2014, 06:23 pm »
La hermosa Amaya apenas pudo contenerse cuando vinieron esos pajaritos metaleros a cantarle a su ventana. La verdad es que tenía un terrible mal humor y no soportaba demasiado que el universo le tomara el pelo de esa manera.
Los espantó sacudiendo la mano levemente.

Se puso a chusmear que estaban haciendo los vecinos ese día, para ver si encontraba algo interesante para hacer.

yukionna-san Desconectado
« Respuesta #21 en: Noviembre 14, 2014, 07:06 pm »

  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 306
  • Karma: 0
  • Sexo: Femenino
    • Awards
Re:—La novela de IN—
« Respuesta #21 en: Noviembre 14, 2014, 07:06 pm »
Bonitate sonrió paseándose por los techos de su nuevo vecindario, había llegado hace varios días al pequeño edificio de, misteriosamente, grandes apartamentos  y se había encerrado allí como una larva en metamorfosis para desempacar todo, desde sus armas hasta sus fotografías, y esa mañana por fin había recordado que debía comer algo ya que llevaba sin probar bocado más o menos un mes, se levanto del suelo y se baño, luego se cambio con ropa cómoda y salto por la ventana desde su quinceavo piso al techo de la casa siguiente, se partió una pierna en el proceso de aterrizaje y algunas tejas salieron directo hacia el suelo, pero ¿a quién le importaba una pierna rota con hueso visible? Era cómo cuando le volaban la cabeza, incomodo, pero nah, no era realmente primordial, se estiro y acomodó el hueso de nuevo en su lugar observando como la piel rápidamente se unía y todo volvía a la normalidad, ya hasta la sangre se estaba secando sobre su short, observo la escena de un auto y se rió a carcajadas mientras caminaba, al parecer era un ligar divertido, perfecto para hacer un desmadre de la universidad, además, parecían haber carios vecinos a quienes invitar, al menos eso decían las fachadas, salto un par de techo más y trepo por una pared, el observar un lugar desde arriba siempre le había favorecido para  memorizarlo, aunque ya la había acusado de allanamiento por eso en más de una ocasión nunca dejaría de hacerlo.

– interesante ¿no crees? – hablo con una joven que acababa de asomar la cabeza por la ventana descolgándose para quedar boca arriba a su lado y solo sostenida por sus piernas, quería conocer a sus no tan nuevos vecinos, ahora que lo pensaba, realmente ¿cuanto tiempo llevaba en ese apartamento? - ne, ¿qué año es ? - pregunto casi enseguida, el no envejecer era un asco por eso, porque el tiempo pasaba y algún día se llevaría su alma, pero como no lo notaba ya ni siquiera estaba segura de su verdadera edad.

Tags: