Autor Tema: Adult Toy [kanadexrin] De La Guerra De Los Vocaloids  (Leído 2157 veces)

Widget Desconectado
« en: Julio 24, 2013, 10:42 pm »

  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 8566
  • Karma: 2
    • Awards
Adult Toy [kanadexrin] De La Guerra De Los Vocaloids
« en: Julio 24, 2013, 10:42 pm »
Este fanfic es inspirado en una de las miles historias y situaciones que sufren nuestros personajes en el fanfic chat de la guerra de los vocaloids, y la guerra de los vocaloids II, el primer  fanfic chat creado por Utau13Tsuki (7-7) que es igual a mi. (Si, soy Utau solo que con cuenta diferente y con nombre Widget) y el segundo fanfic chat creado por mi tambien. Los usuarios que componen el fanfic chat son: Snade, Mandy-chan, Hinata10100, Grey y yo. Otros usuarios que pertenecieron al fanfic chat lo fueron RELIVE. , Tsuki Kuroi y NekoSakura (no recuerdo si así se escribía)

Nuestro fanfic girara alrededor de Kagamine Rin (vocaloid original, #2, hermana de Kagamine Len) e Inoue Kanade (personaje inventado por Snade, es compositor de música en el fanfic chat, tiene dos hermanas, una mayor que es Inoue Meian, y una gemela quien es Inoue Kokone.)

Título: Adult Toy
Advertencia: Lemmon... Mucho, mucho Lemmon, pero más adelante.

Se acepta toda clase de crítica y espero que les guste. :)

Capítulo 1: Doble Vida

Los segundos ídolos más famosos en el Japón, pertenecientes al la compañía Yamaha, lo son Kagamine Rin y Kagamine Len, ya que la más famosa, lo es la ídolo Hatsune Miku. O al menos antes lo eran. Antes de que la compañía Yamaha decidiera realizar una audición y escoger a un grupo de jóvenes talentosos para convertirlos en Vocaloids.

Gracias a estos 7 jóvenes que la compañía escogió: Tsukiko Shoune, Tsukiko Shaine, Inoue Meian, Sigma Violet, Lookier, Haru y Kurami, comenzó una guerra: La guerra de los vocaloids. Pero nuestra historia no hablara sobre esta guerra interminable de música y amor, sino, sobre estos dos jóvenes: Kagamine Rin e Inoue Kanade. Como notaran, Kanade no es un vocaloid, sin embargo su hermana, Inoue Meian, lo es. Kanade es un compositor reconocido en la compañía y su labor es tocar diferentes instrumentos para crear la pista de musica que eventualmente le servirá de guía al cantante.

Era un día de estos que lucen igual al de ayer, y al de antes de ayer. Todos los trabajadores de la compañía Yamaha hacia cada cual su deber. Algunos de los Vocaloids Originales como Luka Megurine y Sakine Meiko y otros de los nuevos como Kurami y Haru grababan sus canciones con las pistas que Kanade les había preparado. Otros se la pasaban practicando sus coreografias, otros se informaban sobre las canciones que  llegaban a los primeros 10 puestos y otros chismeaban sobre las relaciones amorosas que mantenían algunos vocaloids originales con los nuevos.

Kanade caminaba por los pasillos de la compañía buscando a su hermana gemela Inoue Kokone. Esta también tenía que grabar algunas canciones para completar su primer álbum para presentarse al mundo como cantante solista de la compañía. Para él su hermana lo era todo, de hecho el trato de tomar un rol paternal con ella desde que su padre desapareció. Aunque no se sí lo que él cree como rol paternal es celarla a más no poder y ponerle reglas y límites que a mi parecer son demasiado exageradas. Aunque Kokone se las ingenia de vez en cuando para librarse de la vista de águila de su hermano y poder realizar algunas de las cosas que ella le gusta o que hace solo porque se le viene en gana.

Para la sorpresa de Kanade su hermana estaba con Kagamine Len. Cómo le molestaba ver a ese parásito con su hermana. Y en esos tiempos le molestaba aún más porque la odiosa hermana de Len, Kagamine Rin, le confirmo lo que el más temía; que eran novios.

-Kokone, perdona si interrumpo algo, pero tienes que ir a terminar de grabar.-dijo Kanade seriamente tomando a su hermana del brazo y halándola por todo el pasillo de la compañía sin dejarla despedir de Len.

Una vez en el estudio, Kanade dejo correr la pista para que Kokone pudiese cantar y se grabará su voz para completar lo que sería una canción.

Era así casi todos los días su trabajo en la compañía y al igual que casi todos los días, al salir de su trabajo, el llegaba a su apartamento, descansaba un rato y luego se cambiaba para luego salir a un bar a beber alcohol. Si, tenía prácticamente una doble vida. Durante el día era un trabajador compositor reconocido y durante la noche un alcohólico que sale a ver bailarinas y se acuesta con prostitutas.

Ese día, quizás llego un poco más temprano de lo que usualmente solía llegar. Pidió una copa de vodka, y mientras bebía de ese alcohol, escucho esa voz odiosa chillona. Si, era la de esa mujer: Kagamine Rin. Se volteó y lo comprobó. Era ella exactamente. Entonces le apareció una interrogante: ¿qué hacia ella allí?

Rin estaba vestida con un traje de Geisha. Entonces comenzó a cantar y a bailar de forma erótica. Kanade al ver eso, comenzó a deseperarse y comenzó a beber copas y más copas de vodka hasta quedar irremediable borracho.

Rin siguió con su número, y el borracho de Kanade subió al escenario y acompaño la voz de Rin con el piano. Era increíble que aún borracho tuviese la capacidad de tocar aquel majestuoso instrumento.

Al finalizar el número, Rin bajo del escenario para luego ir a atender a los clientes a los cuales les bailaría y les cantaría. Si, ella también tenía una doble vida. Durante el día era una idol famosa, y por las noches una cantante y bailarina erótica ya que no todos los días la gente, en especial los hombres, tenían la oportunidad de que una cantante famosa les cantara y les bailará a ellos de manera personal.

Fue al recibir el primer cliente y era nada más y nada menos que Kanade. Por ahí se escucho de que el pago una fortuna para poder pasar el resto de la noche con la cantante. No se sabe si lo hizo conscientemente o por la borrachera.

-¿Así que ahora te prostituyes, Kagamine Rin?-le espeto Kanade.

-No, sólo canto y bailo eróticamente. Los hombres pagan mucho ya que no todos los días una ídolo les baila y les canta a ellos personalmente. -Explico Rin.

-Pues yo pague una fortuna y no te oigo cantando ni te veo bailándome. -dijo Kanade.

Rin frunció el ceño, lo empujo a la silla que había en el medio del pequeño cuarto y empezó a cantar Romeo & Cinderella.

-Mi padre y mi madre juntos a su cama
Sueñan con miles de estrellas, la noche es larga
Pero ellos no quieren vernos nunca juntos

Siempre recuerdo ese dulce caramelo
Cuando mis piernas están temblando de miedo
¿Cuándo será el día en que tu yo...?

No necesitas atacar para poder avanzar
Aquel sabor amargo se desvanecerá
Ya no puedo olvidar el postre que mi madre me solía dar

Si piensas que es algo nuevo cuando estemos tu y yo
Tal vez tengas la curiosidad de saber que es
No trates de ocultarme nada porque yo siempre voy a estar junto a ti...- canto Rin mientras hacían se movia seductivamente muy pegada al cuerpo de Kanade.

Dejo de cantar por un momento al notar que este se estaba quedando dormido. Se sentó sobre sus piernas y lo miro entre un poco molesta y encantada el rostro de Kanade. Le removió varios cabellos de su frente y luego concentro su vista en sus labios. Estaban un poco rojizos y se acerco a ellos. Noto el aroma a alcohol un poco disgustante, pero aún así se acerco tanto que estaba a punto de que lo labios de el y los suyos se rozarán...

-Nunca dije que dejaras de cantar...-Dijo Kanade mirándola.

-Lo siento.-dijo Rin haciendo una reverencia y aún sobre el, comenzó a cantar otra canción, Sou, y lo empezó a acariciar comprometedora mente sobre la ropa. Sin embargo, Kanade no sentía ni hasta placer, si no una paz y tranquilidad unica.En eso  la interrumpe.

-Quizás si no fueses tan chillona e infantil, yo saliera contigo.-dijo muy cerca de la cara de Rin.

-Y quizás si no fueses un amargado, yo no fuese tan chillona...-dijo molesta pero Kanade la interrumpió colocando su dedo índice en los labios mostrándole que era tiempo de callar y luego tomo la mano de la chica y llevo el dedo índice de esta a su labio callando el también.

Kanade la beso en los labios, primero fue algo lento, luego algo rápido y un poco salvaje. De un momento a otro, el chico tomo a Rin por las muñecas y cambio de posición el sobré ella en la silla. Le desajusto el kimono, y luego lo abrió dejándolo caer por sus hombros y luego por sus brazos. La beso por el cuello, y luego bajo por su pecho hasta llegar a esos pequeños senos con los cuales acaricio, lamió, mordió. Rin gemía y jadeaba suavemente, aunque esta tampoco se quedaba atrás, acariciaba a Kanade y al llegar a su camisa quitó botón por botón, luego acaricio todo el pecho del chico, le pellizco suavemente las tetillas y así siguieron ambos, besandose, lamiendose, marcandose y acariciandose.

Estaban ambos en cuero y ya no había marcha atrás, Kanade volvió se sentó en la silla. Su miembro estaba muy excitado y duro. Tomo a Rin de la cintura y lentamente acomodó la vagina de Rin para el poder penetrarla con su masculinidad. Un hilo de sangre salió de la vagina de Rin pero no pareció ser de mucha importancia. Kanade y Rin comenzaron a mover sus cuerpos a un ritmo descontrolado pero en forma de va y ven. Los gemidos ahogaron la habitación, y esos gritos de placer hicieron temblar el lugar cuando llegaron al orgasmo.

Una vez Rin y Kanade se separaron, Kanade quedo dormido como un bebe automáticamente, sin embargo Rin tomo sus ropas, se vistió y salió de la habitación dejando a Kanade solo.

Rin estaba un poco molesta con ella misma pues, ¿era eso lo que ella valía? ¿Por eso perdió su virginidad? Aunque no negaba que desde que lo había conocido en la compañía a ella le gustaba a Kanade, sólo que este era un idiota amargado y en la única que siempre pensaba este era en su hermana gemela.

Por otro lado Kanade cuando despertó sintió una gran vacío. Eran casi la hora de entrar a trabajar. Tomo su ropa, se vistió y se fue. Llego a su casa, se arregló y se violaron para ir a la compañía. Pero antes de ir recibió una llamada de Rin. Primero bufo antes de contestar, pero término respondiendo.

-¿si?-pregunto Kanade.

-¿Estas bien Kanade?-pregunto Rin aunque verdaderamente lo que quería saber era si recordaba lo que había pasado, cosa que capto Kanade rápidamente.

-Sabes Rin, me acuerdo de todo.-Espeto. El siempre iba al grano.

-Pensé que lo habías hecho porque estabas en estado de embriaguez.-explico Rin.

-Pues no.- dijo. -y dime, ¿lo disfrutaste Rin?

Rin se puso colorada, aunque no se molesto en taparse pues de igual manera Kanade no la iba a ver.

-Bueno, no negare de que si, pero--

-Entonces tengamos más encuentros, ¿que te parece?-soltó sin más.

-eh... Pues...-suspiro.-esta bien.

-Pues sabes, cuando lo quieras hacer, sólo llama y me apareceré en un instante.- dijo kanade.

Rin asintió, se despidió y corto la llamada. Volvió a su trabajo.

Mientras Rin asintió a tener más encuentros sexuales con Kanade porque estaba enamorada de el, Kanade solo la invito para eso mismo. Por sexo. Y desde ese momento en que ella aceptó, ahora en adelante, ella sería como su juguete para adulto.

Snade Desconectado
« Respuesta #1 en: Agosto 01, 2013, 09:31 pm »

  • Cantando me he de morir, cantando me han de enterrar. Desde el vientre de mi madre vine a este mundo a cantar.
  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 16826
  • Karma: 35
  • Sexo: Femenino
  • Someday
    • Awards
Re:Adult Toy [kanadexrin] De La Guerra De Los Vocaloids
« Respuesta #1 en: Agosto 01, 2013, 09:31 pm »
xD , Me siento toda una intrusa comentando en esta sección , pues yo iba a publicar un par de historias gore aquí , por lo tanto nunca me imaginé que iba a comentar un Lemon.

La historia ya sabes que me encanta.
Aunque ahora Kanade me recuerda a Cristian Grey de "Cincuenta sombras..." , en realidad es un personaje bastante complejo , con sus contradicciones y desequilibrios , masoquismo disimulado y a veces no tanto , entre otras cosas...

Veamos como sigue esto.
Aunque también depende mucho de mi lo que Kanade haga a futuro.

Me encanta como narrás , así que ya tenés una lectora asegurada , a pesar que no tengo ni idea de como son los lemon casi ;D.

Widget Desconectado
« Respuesta #2 en: Agosto 30, 2013, 08:36 pm »

  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 8566
  • Karma: 2
    • Awards
Re:Adult Toy [kanadexrin] De La Guerra De Los Vocaloids [cap2]
« Respuesta #2 en: Agosto 30, 2013, 08:36 pm »
Capítulo 2 (parte 1): enfermera por una semana

-Ya vine.-respondió Kagamine Rin al llegar al apartamento en el cual Inoue Kanade vivía. Dicho chico abrió la puerta y esta entro. La pelirrubia siguió a Kanade mientras observaba el lujoso apartamento.  Los sillones, cortinas y alfombras estaban preparados en las mejores telas, la madera de las mesas, sillas y tablillas estaban compuesta con madera de alta calidad y así de impresionantes eran también otros objetos como los candelabros, cuadros, floreros y entre demás cosas que adornaban lo que es el hogar de Kanade.

Llegaron a la habitación del chico y este saco un traje sexy de enfermera de su gran guarda ropa.

-Ponte esto.-le ordeno el.

-¿porqué?-cuestiono la Kagamine frunciendo el ceño.

-Porque tengo gripe y quiero que tu seas mi enfermera.-Dijo Kanade es tirándole el vestido. Esta solo lo tomo y cuando estuvo dispuesta para irse al baño o a otra habitación para cambiarse, este la detuvo.

-Cámbiate aquí.

Rin un poco sonrojada asintió a la orden. Se quitó el lazo que colgaba en el cuello de su camisa y lo dejo caer al suelo. Lentamente se desabotono la camisa, se desabrocho el sostén, se quito la correa, luego el diminuto pantalón, su ropa interior, los guantes, medias, zapatos, todo y todo lo dejo lentamente caer al piso. Luego del gancho de la ropa de enfermera, tomo la pequeña tanga roja y se la puso y lo mismo con el sostén que era del mismo color de la tanga, se coloco el vestido de enfermera que era blanco y tenía unos bolsillos con unas cruces rojas, y como toque final, se puso el gorrito de enfermera blanco que tenía una cruz en el medio.

Rin esperaba algún toque, beso o caricia comprometedora que terminara más adelante en sexo, pues bien el había mencionado que para eso se mantendrían en contacto. Pero nada de eso sucedió. No por el momento.

Kanade fue hasta la cama a rescotarse y le hizo señas a Rin para que lo acompañase, esta quedándose parada al costado de la cama. En la mesita de noche había un bol con agua e hielo flotando y dentro había un paño. La pelirrubia exprimió el paño y lo coloco en la frente de Kanade para q esto le ayudará a bajar la fiebre. Luego pidió permiso para bajar hasta la cocina y preparar unas sopas, que según ella, era la mejor comida para los enfermos. Cuando estuvo listo, subió con una bandeja y le llevo las sopas a la cama cual Kanade comió gustosamente.

Casi al final del día, Kanade opto por irse a duchar, pero Rin lo detuvo.

-Aguarda.-lo tomo de la manga de la camisa. -yo te lavo.-Dijo Rin algo sonrojada.

-De acuerdo.-dijo el Inoue con su tono usual volviendo a la cama.

Rin tomo un balde y coloco agua tibia dentro, tomo un paño y lo coloco al costado de la cama. Ella se sentó en el borde de la cama una vez kanade se sentó. Empezó quitándole la camisa y con movimientos circulares empezó a lavar el cuerpo de Kanade con el paño. Las manos de Rin tambaleaban notablemente.

-como si nunca me hubieras visto desnudo.- le espeto Kanade; ningún detalle lo pasaba desapercibido.

-No es eso...-Dijo Rin poniéndose más pasmada de lo que estaba. Ya había terminado de lavarle el pecho, la espalda, los brazo y el cuello. Ahora se encargaría de la cintura para abajo.

-te quiero solo para sexo.-Dijo tajante al entender las señales de afecto que Rin transmitía con su cuerpo.

-Lo se.-dijo molesta. Ya le había quitado el pantalón y ahora limpiaba lo que eran las piernas y el resto del cuerpo de Kanade. Cuando finalizo de lavarlo,le busco otra ropa y lo ayudo a vestirse.

Ya había llegado la tarde en ese entonces, y Rin ya estaba dispuesta a acorde a su trabajo nocturno, pero kanade la detuvo.

-Te necesito una semana.-Le dijo.

-¿Una semana? ¿Para que?- reprocho Rin.

-Ya te dije, estoy con gripe y necesito que alguien me cuide hasta que se me pase.-Dijo serio.

-¿y mi trabajo que?

-Si el dinero es lo que te preocupa, pagare una fortuna cada día.

-No es eso Kanade.

-¿Entonces que?-hizo una pausa.-Tienes que aprender a ser más segura de ti misma.-Dijo un poco tentador. Entonces tomo a Rin bruscamente de un brazo y la tumbo en el sofá sin hacerle daño. Rin ya sabía lo que iba a pasar y solo cerro sus ojos, pero al sentir que el cuerpo de Kanade no estaba apoyado sobre el de ella, los abrió para buscarlo con su mirada.

-Quiero que te masturbes para mi.-Dijo Kanade tomando asiento.

-Eres un sucio degenerado.-Mascullo en voz baja empezando a quitarse los botones del traje de enfermera. Luego dejo caer el vestido al piso. Se dio la vuelta y se dobló de manera provocativa dejando ver su trasero a la vista de kanade para a la vez quitarse los tacos rojos que llevaba.

Quedándose solo en ropa interior, se sentó en el sofá con las piernas abiertas y empezó a masajear sus cenos sobre el sostén, luego se quitó el sostén y empezó a pellizcar sus pezones mientras su rostro reflejaba vergüenza.

Dirigió su vista a Kanade. Este solo estaba mirándola y aún no había logrado ninguna reacción de su parte. Se frustró un poco y deslizo su mano a la parte íntima esa que la hacia mujer. Acaricio su bella orquídea sobre el pequeño panty rojo que poco a poco se fue humedeciendo por sus jugos. Mientras hacia eso noto que un pequeño bulto se había formado en el pantalón de kanade.

Rin sonrió un poco provocativa y se quitó el panty, pero luego se dio vuelta nuevamente quedando en cuatro patas y con el trasero y la vulva a la perfecta vista de Kanade y comenzó a frotar el panty contra su bella feminidad.

Olas de placer comenzaron a recorrerle el cuerpo y comenzó a jadear levemente comenzaba a sentir algo rico. Instantáneamente escucho otros jadeos y supo que era kanade quien no podía resistirse y comenzó a masturbarte también, pero este llego a un punto en que no quería masturbarse más y sólo quería poseer el cuerpo de una mujer... Poseer el cuerpo de su juguete para adulto.

Se acerco al cuerpo de Rin el cual aún seguía en la misma posición e hizo un gesto para que esta se detuviera y apoyo su cuerpo con el de ella. Lentamente se acomodó de una forma en que pudo entrar en esa parte de Rin que iban a la par como una pieza de rompecabezas y empezó a embestiría primero suavemente pero después de una forma rítmica y salvaje sacándole fuertes gemidos a Rin.

Así siguieron hasta acabar en un fuerte orgasmo que los hizo estremecer. Kanade para lo caer y para que Rin tampoco callera, se aferró a su cuerpo femenino y suavemente se deslizó hasta quedar ambos acostados en el sofá.

Cuando Kanade recobro fuerzas, se levantó, se dirigió a una gaveta y le entrego unas pastillas a Rin. Eran pastillas anticonceptivas.

-No quiero tener hijos ahora y mucho menos contigo.-dijo kanade mientras Rin tomo el paquete de pastillas.

Kanade tomo su ropa y se volvió a vestir.

-Buenas noches.-Dijo subiendo a su habitación mientras Rin, dudosa de tomarse las pastillas o no, se quedo recostada en el sofá, eventualmente quedándose dormida.

Snade Desconectado
« Respuesta #3 en: Octubre 18, 2013, 01:26 pm »

  • Cantando me he de morir, cantando me han de enterrar. Desde el vientre de mi madre vine a este mundo a cantar.
  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 16826
  • Karma: 35
  • Sexo: Femenino
  • Someday
    • Awards
Re:Adult Toy [kanadexrin] De La Guerra De Los Vocaloids
« Respuesta #3 en: Octubre 18, 2013, 01:26 pm »
¿Y? ¿Para cuando conti? xD

Widget Desconectado
« Respuesta #4 en: Noviembre 23, 2013, 11:48 am »

  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 8566
  • Karma: 2
    • Awards
Re:Adult Toy [kanadexrin] De La Guerra De Los Vocaloids
« Respuesta #4 en: Noviembre 23, 2013, 11:48 am »
Capitulo 2: (parte 2)

Rin despertó temprano. Aun seguía acostada en el sofá. Miro las pastillas anticonceptivas en sus manos, y no dudo en bebérselas de inmediato puesto que ella tampoco quería quedar embarazada y mucho menos del muy tonto, tonto de Kanade. Luego que hiso eso, empezó a preparar el desayuno ya que el Inoue despertaría en cualquier segundo. Rin dio un hondo suspiro; parecía más una maid que una enfermera, pero igual, ¿Qué podía hacer? Para eso le estaba pagando Kanade.

Termino de preparar el desayuno y lo coloco de manera elegante sobre una bandeja; subió a la habitación de chico y se dio cuenta que este andaba despierto, sin embargo aun no se había levantado de la cama.

Kanade tenía sus lentes puestos y escribía algo en unas hojas sueltas mientras de vez en vez tocaba algunas notas en el teclado eléctrico que estaba colocado en su regazo.

-Buenos días.-Dijo Rin.-Le he traído el desayuno.

Kanade hizo un gesto para que pasara y coloco las cosas que utilizaba a su costado para empezar a comer el desayuno que rin le había preparado y eventualmente ya había puesto sobre su regazo.

-Como se siente hoy?-Pregunto Rin.

-Mucho mejor, gracias.-Dijo Kanade en su tono cínico-amargado de siempre.

Al finalizar el desayuno, Kanade se tomo las medicinas y luego hizo que Rin se retirada puesto que andaba algo ocupado; estaba componiendo música para su hermana aunque posiblemente jamás se la podría hacer llegar ya que esta lo odiaba y no quería saber nada de él. En ese momento sintió unas inmensas ganas  de beber para ahogar las penas.  Cuanto el odiaba que su hermana le odiara solo por el querer protegerla; por amarla tan locamente, y otra cosa que también odiaba es que su hermana estuviera de novia de Kagamine Len, el hermano gemelo de la puta de guarra con la que se estaba acostando; Kagamine Rin.

Kanade se levanto de la cama y entre las cosas que tenía empezó a buscar desesperado algún tipo de licor; siempre tenía botellas esparcidas por ahí en caso de emergencias como estas. Encontró una botella de vodka entre las gavetas y de una sola vez empezó a beber. Y después de terminarse esa botella busco otra y después otra y otra hasta que termino demasiado ebrio. Cuando Rin fue a ver como seguía Kanade estaba sentado en el suelo con una botella en sus manos y cuando la vio entrar le sonrió.

-Mi putita acércate aquí.-Le dijo Kanade en el mismo estado de embriaguez. Rin se acerco y sintió de inmediatamente el fuerte olor a licor que salía de la boca de Kanade. –Dígame, putita, ¿Soy una persona odiosa?

Rin no sabía que responderle, igual no quería responderle pues estaba ebrio y mas no importaba que dijera él no se iba a recordar.

-Le hice una pregunta.- Insistió Kanade.

-Pues, no, la verdad que para mí no es un odioso.-Le dijo Rin con una voz suave, sentándose al lado de él.

-Entonces putita, si no soy un odioso, ¿Por qué ella siempre dice que lo soy todo el tiempo?-En eso Kanade se puso a llorar en el pecho de Rin. Rin lo abrazo y le acaricio la cabeza. –Siempre he hecho todo por ella, siempre he estado ahí para ella, siempre le he dado todo, pero ella siempre dice que soy un odioso, ¿Por qué putita? ¿Por qué me pasa esto? Porque la vida es tan cruel conmigo? ¿Qué he hecho para que mi corazón merezca esta miseria?-lloro fuertemente y lo mas que Rin hacia era acariciarle la cabeza silenciosa. –Putita, usted ha llegado amar a alguien ignorando toda su vida de ramera, ignorando con los hombres con los que se ha acostado?

-Si Kanade, he llegado amar a algunas personas a pesar de que soy una ramera.-Dijo dulce y sintiéndose un poco decepcionada de lo que era.

-Entonces, puede fingir amarme, como amas a esas personas y yo fingir amarte pensando en esa persona que amo yo?-Pregunto mirándola a los ojos.

-Si Kanade puedo fingir y usted puede fingir.-Le dijo Rin.

En ese entonces se miraron y empezaron a besarse y a acariciarse. Kanade tomo a Rin de la cintura y la acostó sobre la cama dejando los motetes de lado. La ropa que lo estaba separando, fue removida de inmediato, y el beso seguía mientras las caricias cada vez se volvían mas y mas intimas y placenteras.

Sus sexos se unieron en un frenesí, y los jadeos se intensificaron. Pero hubo algo que dejo a Rin de cierta manera sorprendida y dolorida; el nombre que gemía Kanade era el de Kokone; su hermana. Entonces eso significaba que la persona que Kanade estaba enamorado era de su hermana, y en ese instante fingía que era ella. Cuando llegaron juntos al orgasmo y se separaron, Kanade quedo dormido como un bebe en la cama, Rin sin embargo se fue a duchar con muchas cosas recorriendo su mente. Ella sabía que estaba fuera de los límites de Kanade. Ella sabía que aunque fuese la última mujer en el mundo,  el no se fijaría en ella. Sin embargo Rin lo amaba.

Los días de esa semana así prosiguieron. No se podía distinguir muy bien si Kanade estaba distante o si era Rin. Lo único que no cambiaba era cuando Kanade tomaba a Rin y la poseía, pues ese era el trabajo de Rin y para eso le pagaba y para nada más… o tal vez no.



Tags: