Autor Tema: 24 de Julio [S&S]  (Leído 755 veces)

Dresti Desconectado
« en: Julio 25, 2013, 07:40 am »

  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 115
  • Karma: 0
  • Sexo: Femenino
    • Mi foro
    • Awards
  • Rated:
24 de Julio [S&S]
« en: Julio 25, 2013, 07:40 am »
Nombre: 24 de Julio
Autor: Dresti
Genero: Romance, Angustia, Drama
Clasificacion: Todos los públicos
Advertencias: Muerte de un personaje
Lugares de publicacion: ArteAnime, Mundo SasuSaku y Fanfic.es

Hola lectores,
 
Hoy es un día muy triste para mí. Hoy tendría que ser el día más feliz de Galicia, una comunidad de España, en la cual yo vivo, ya que el día 25 se celebra el día de Galicia y las festividades de Santiago Apostol en nuestra capital Santiago de Compostela.
 
Pero desafortunadamente ayer ocurrió un accidente terrible, un tren de alta velocidad que iba hacia Santiago de Compostela descarriló provocando muchos heridos y muertos. Sin duda son las fiestas del Apóstol más tristes que nunca hemos tenido, y todos los gallegos lo estamos pasando realmente mal.
 
Yo, en homenaje y apoyo a toda esta gente que tiene parientes o amigos que iban en ese tren, a los heridos, y sobre todo a los que no han dejado, he escrito este humilde One Shot.
 
De verdad, todo mi apoyo para aquellos que están sufriendo y llamar la atención de la clase dirigente, por favor controlar más los límites de velocidad en todos los medios de transporte, imponed penas más duras y así tal vez nunca más tendremos que sufrir algo como esto.
 
Gracias también a todos aquellos que han acudido a donar sangre y a los vecinos, policías, médicos, etc. que lo han dado todo en el lugar del accidente y en los hospitales, vosotros si que sois héroes.

Twitter: DrestiChan








-¡Buenos días a todos!-gritó la peli rosa con su característica voz chillona de todas las mañanas.
 
Apenas eran las 7.00 AM pero Sakura siempre llegaba con una incesante energía y una gran y brillante sonrisa en su rostro. Sasuke no sabía que le molestaba más, si el hecho de que siempre pareciese feliz o que se sentase a su lado todas las mañanas y empezase a contarle lo que tenía pensado hacer el resto del día.
 
-Buenos días Sasuke-dijo como siempre, dejando su cartera, donde guardaba el ordenador, junto a la suya propia-hoy va a ser un día ajetreado, ¿te has enterado de que me han asignado cubrir las fiestas de Suna?
 
Como para no enterarse, llevaba días repitiéndoselo hasta la saciedad. Ambos eran periodistas y trabajaban para la cadena de televisión local de Konoha.
 
-Hmp.
 
-¿Te lo puedes creer? Yo, cubriendo las noticias de una de las fiestas más importantes del país ¿no es increíble?
 
-Ajá-contestó él sin apartar la mirada de su ordenador.
 
La verdad es que agradecía que le hubiese tocado a ella, no eran muchos los reporteros de los que disponían y la verdad a él no le hacía ninguna gracia tener que ir a retransmitir en directo unas fiestas, prefería cosas más serias. Aún así eso no pagaba lo molestosa que estaba siendo la chica.
 
Como mujer hiperactiva que era no pudo evitar levantarse e ir a dar la noticia al resto de compañeros, Ino y Gaara. Sasuke despegó su vista cansada del ordenador con un suspiro, estaba cansado de trabajar, estaba cubriendo la noticia de un homicidio y llevaba toda la noche trabajando.
 
-Toma-dijo Sakura con una sonrisa, tendiéndole un vaso de café-sé que estuviste toda la noche trabajando y estarás cansado, te sobrecargas de trabajo Sasuke, tienes que descansar más.
 
Y a pesar de todo le desconcertaba, él no era muy amable, a la vista estaba, pero ella siempre estaba enterada de sus problemas laborales y venía siempre con una taza de café cuando él se había quedado a trabajar hasta tarde, o a veces se encontraba a la mañana siguiente dormido en su mesa de trabajo y que alguien había ido a concluir su trabajo sin haberlo despertado, y no era muy difícil adivinar quién, no cuando en el aire quedaba flotando ese peculiar olor a cerezas.
 
-Hmp, mejor vete y deja de molestar Sakura, algunos tenemos trabajo serio que hacer-contestó.
 
La peli rosa se quedó congelada con el café en la mano, su sonrisa se le borró del rostro por unos instantes y Sasuke creyó ver una expresión dolida, se sintió un poco mal, a lo mejor había sido algo brusco, pero en seguida se dijo que ella se lo tenía merecido por meterse en sus asuntos y ser tan fastidiosa.
 
-En fin, te lo dejo aquí en la mesa de todas formas-le dijo ella volviendo a sonreír-un mal día lo tiene cualquiera, así que no te lo tendré en cuenta.
 
Luego se giró de nuevo hacia la mesa ante la confundida mirada de él, su comentario había sido descortés y a ella parecía darle igual, ¿es que acaso no era normal? Pues que pregunta se hacía, claro que no lo era.
 
-Bueno, ahora tengo que marcharme y prepararme, esta tarde macho para Suna y debo tenerlo todo preparado, os traeré algún recuerdo de la ciudad cuando vuelve.
 
Y se marchó como se fue, con su eterna sonrisa en la cara.
 
En cuanto la puerta se cerró, Ino se levantó de su sitio y fue hacia él con una mirada furibunda.
 
-¿A ti qué te pasa?-le preguntó sin más.
 
Sasuke alzó las cejas.
 
-Con todo lo que Sakura ha hecho por ti y tú se lo pagas con esa actitud.
 
Casi se echa a reír, ¿lo que Sakura había hecho por él? Eso sí que tenía gracia ya que la peli rosa no había hecho nada por él.
 
-No contento con que te trate bien y a veces te ayude a terminar tu trabajo porque le da pena verte aquí hasta tan tarde, cosa que no te mereces su ayuda por cierto, la semana pasada renuncia a la noticia más importante que le habían dado solo por ti.
 
Eso sí que lo pilló por sorpresa, ¿qué? ¿Es que Ino se había vuelto loca?
 
-Vaya, veo que no sabes nada-dijo ella con una sonrisa de incredulidad-esta noticia del homicidio que estás cubriendo tú en un principio se la habían dado a ella.
 
-¿Qué?-no puedo evitar que se le escapara con tono de sorpresa.

-La dirección te había encargado a ti las fiestas de Suna y a ella el homicidio, esta noticia podría haberla encumbrado hacia cadenas de televisión de más importancia pero ella renunció a cubrir esta noticia, ¿y sabes por qué? Ella sabía cuánto odiabas tú cubrir ese tipo de eventos y las ganas que tenías de dedicarte a una noticia seria, así que renunció y convenció a la dirección que os cambiasen los puestos, ha renunciado a un más que probable ascenso por ti y por encima ella te… es igual-refunfuñó volviendo a su sitio, dejando a un más confundido Sasuke.

 
 
-¡Dios Sakura, tranquilízate!-se gritó a sí misma mientras corría de un lado a otro preparando el material que necesitaría para la noticia.
 
Encima de la cámara estaba tirada una maleta y la cámara con el trípode, la verdad era que la cadena para la que trabajaba no tenía mucho presupuesto y no podían permitirse pagar por una noticia a una cámara y a un reportero por lo que ella tendría que hacer de las dos cosas.
 
Tiró la ropa para tres días en la maleta de cualquier manera y se quedó mirando hacia la cama.
 
-Bien, ya está todo, ropa preparada, equipo preparado, billete de tren…
 
Con un suspiro se dejó caer al suelo. Era gracioso, en ese momento podría estar tranquila terminando la noticia del homicidio y sería Sasuke quien estaría preparándose para marchar a Suna.
 
Se lo imagino haciendo el equipaje y maldiciendo por tener que ir a cubrir unas fiestas que no eran ‘’una noticia seria’’ y no pudo evitar reírse. El chico era un poco irritante, bueno bastante, pero eso no había impedido que ella se enamorase de él desde el primer día que lo había visto. Ese chico guapo y misterioso, tan diferente a ella. Pero nada de eso tenía importancia, él parecía detestarla y ella nunca encontraba el valor de sacar el tema de los sentimientos en una conversación por miedo a ser rechazada.
 
-Eres una miedica, Sakura Haruno-se dijo-con lo fácil que es decir “Te amo, Sasuke”.

Desde luego no tendría nunca el valor de decírselo, y entonces miró a la cámara, ¿o sí?

 
 
Eran cerca de las nueve de la noche cuando llegó a casa, había estado hasta tarde trabajando porque había sido incapaz de olvidarse de lo que le había dicho Ino y eso le había hecho confundirse tantas veces que había tenido que corregir tantos errores que ahora le dolían los dedos y la cabeza como nunca.
 
¿Pero en serio había hecho Sakura eso? Así se lo había confirmado el director también, ¿pero por qué iba a hacer algo así por él? No eran amigos y él nunca la había tratado especialmente bien, ni siquiera le había agradecido nunca su ayuda, ¿entonces?
 
-Joder-masculló llevándose una mano al pelo despeinado.
 
La verdad es que ella tampoco era tan molesta, siempre era un alivio ver un poco de alegría en aquella oficina gris, era como un soplo de aire fresco y cuando se marchaba por trabajo, aunque le costase reconocerlo, llegaba a extrañarla, a ella y a su fastidiosa y permanente sonrisa.
 
El móvil empezó a sonar, interrumpiendo sus pensamientos. Era Ino, y estaba histérica.
 
-¡Enciende la televisión ya!-gritó-¡el tren en el que iba Sakura acaba de descarrilarse!-y le colgó.
 
El pelinegro se quedó como una estatua, incapaz de procesar lo que acababa de oír, un frío helador se extendió por todo su cuerpo y enseguida fue a por el mando para encender la tele.
 
En la pantalla de plasma aparecieron las imágenes de un tren completamente destrozado medio en llamas mientras la periodista informaba sobre la muerte de decenas de personas y más de un centenar de heridos, cifras que iban en aumento según pasaban los minutos. Efectivamente, el tren era el que salía de Konoha hacia Suna, el tren en el que iba Sakura.
 
Horrorizado se llevó una mano a la cabeza, con los ojos fijos en aquella imagen, ya sin escuchar lo que seguían diciendo. Dos imágenes se alternaban en su mente, la del tren destrozado y la de Sakura y algo dentro de él se rompió. No podía ser cierto, tenía que ser una broma. Como un autómata se levantó y salió de casa. El punto del accidente quedaba a unos 45 minutos en coche desde donde él estaba.
 
A lo largo del trayecto, lleno de ambulancias y todo tipo de vehículos de asistencia, no pudo evitar pensar en la peli rosa, tan enérgica y frágil, en aquel tren, y se descubrió temblando, estaba asustado, asustado porque a la peli rosa le hubiese pasado lo peor y empezó a rezar.
 
Cuando llegó al lugar del siniestro se le cayó el alma a los pies, aquello era un caos. Policías y vecinos del lugar corriendo de un lado a otro llevando cuerpos en brazos, algunos ni siquiera se movían. Gente, que al igual que él, se habían acercado hasta allí en busca de amigos o parientes que iban en el tren, gritando, desesperados en busca de una respuesta, y allá al fondo estaba el tren, destrozado por completo. La gente entraba y salía con heridos y cadáveres. Muchos pasaron por delante de él, lloraban mientras cargaban con los cuerpos. Era horrible, era el infierno.
 
-Señor, ¿se encuentra bien?-le preguntó alguien.
 
Al volver en sí vio que había caído de rodillas y todo su cuerpo era presa de temblores.
 
-Señor, no debería estar aquí-resulta que era un policía, lleno de hollín y sangre.
 
-Mi… mi amiga… iba en ese tren… se llama Sakura… Haruno-logró pronunciar.
 
-Está bien, tranquilícese seño, voy a llevarlo hacia una zona segura, seguro que su amiga está bien, no se preocupe, la encontraremos.
 
El policía lo llevó hacia una zona donde había más gente, familiares supuso, porque estaban ilesos, pero en sus caras se podía leer todo el dolor que sentían.
 
Las horas empezaron a pasar, pero la nube que se había formado en la cabeza de Sasuke apenas le dejaba pensar en nada, solo miraba los cuerpos inertes, tapados, que pasaban una y otra vez ante sí y a los heridos. Ella no estaba, por ningún lado.
 
Alguien se acercó  a ellos y les dijo algo de un reconocimiento o algo así, no llegó a comprender. Lo llevaron a donde estaban los cadáveres, en hileras, esperando a que el colapso permitiese su traslado.
 
Alguien iba pasando junto a los cuerpos y descubriendo sus rostros, los llantos y los gritos de espanto no tardaron en llegar, y el miraba fijamente. Mujeres, hombres, niños, todos felices se habían subido al tren para disfrutar de las fiestas en familia o con los amigos, y nunca podrían hacerlo
 
Y allí al fondo estaba ella, el pelo rosa era inconfundible, sus rasgos finos, sus manos aferradas a un amasijo de plástico que anteriormente había sido una cámara. Se la imaginó sonriendo, filmando el paisaje del camino, pero ahora estaba quieta, no se movía y no volvería a hacerlo nunca más.
 
La garganta le dolía, no sabía en qué momento había empezado a gritar y a llorar. El dolor, el vacío, era insoportable.
 
-No es verdad, no…-mascullaba-no, Sakura no…

Estaba quieta, con una mueca grotesca, nada de lo que él recordaba de ella, nada de lo que él amaba de ella. Se había ido, para siempre.

 
 
Las horas que vinieron después fueron las más duras de su vida, había sido trasladado a Suna junto al cuerpo de ella, se había negado a alejarse de Sakura, tal vez porque esperaba que aquello fuese una pesadilla y que ella se levantase. En Suna, fueron conducidos hacia un pabellón y allí le habían hecho preguntas que él había contestado sin mucha atención, poco después habían llegado los padres de Sakura y otros familiares y amigos. Ino, al ver en el estado en que se encontraba, se lo llevó de vuelta a Konoha y estuvo un rato con él en su piso. Ninguno dijo nada, ella lloraba en silencio, y él lo mismo.
 
-Era yo quien tenía que ir en ese tren-dijo al fin.
 
-No digas tonterías Sasuke.
 
-Era yo quien debería haber muerto, no ella-continuó.
 
Ino se acercó y lo abrazó.
 
-Ven conmigo a buscar a Gaara, no quiero dejarte solo, no así.
 
Pero él se negó y al final la chica acabó marchándose sola.
 
-¿Por qué? ¿Por qué Dios, por qué?-gruñó.
 
Con rabia se levantó y gritó y salió de nuevo pero esta vez fue hacia la casa de la peli rosa. Tiró la puerta. Todo estaba a oscuras, quieto, en su sitio, como esperando a que ella volviese. Aquello lo hirió más pero aún así entró. Nunca había estado allí pero era fácil verla por todas partes, en su día a día. Y allí en su habitación fue donde la encontró, una cinta de video sobre la cama, que ponía “Para Sasuke”. Se acercó a la tele para verla.
 
“Hola, Sasuke-empezó con una sonrisa-esto es un poco ridículo, dado que seguramente nunca verás esta cinta-rodó los ojos-pero sentía que iba a explotar si no sacaba esto hacia afuera, ya sabes que no se me da muy bien contenerme, lo sabes porque lo detestas-una risa de escapó de sus labios-pero no eres el único, yo también te detesto, detesto que seas tan irritante y serio, tan poco amable y frío-lo regañaba-pero en el fondo sé que no eres así, esa muralla sólo esconde a una buena persona, una persona cálida-volvía a sonreír-una persona que se ha ganado mi corazón, en fin, que te amo imbécil’’
 
La cinta se paró en ese momento, con la imagen de ella en la pantalla.
 
-Yo también te amo-dijo extiendo la mano, rozando su imagen.
 
En la pantalla ella sonreía, feliz. Como hacía siempre, como no lo haría nunca más. Sonriendo, como él siempre la recordaría.
Los valientes son los que saben llorar con la cara descubierta y luchar contra el miedo. El valiente nunca se rinde.

Si Justin Bieber amenaza con saltar de un edificio:
El 85% de personas entran en depresión
El 10% le dicen que salte
Copia y pega esto en tu firma si eres del 5% de las personas que suben y le da una ayudita (lo empujan) (^w^)

SeleSakura Desconectado
« Respuesta #1 en: Agosto 17, 2013, 11:00 pm »

  • Mirando muy lejos, Escuchando muy cerca...
  • レベル0
  • *
  • Mensajes: 366
  • Country: 00
  • Karma: 7
  • Sexo: Femenino
    • Awards
  • Rated:
Re:24 de Julio [S&S]
« Respuesta #1 en: Agosto 17, 2013, 11:00 pm »
woowwww esta muy tristeeeeee pero me gusto :D pero que menso!!! hasta que hora se da cuenta la verdad es que no pensé que se moriría en la historia pensé que todos pensaría que había muerto pero no!!!! y me gusto como termino con el te amo imbécil en la grabación de ella :3
 


Tags: